Publicado por: Jeffrey Duran viernes, 26 de septiembre de 2014

iOS 8.0.1 dejó sin cobertura ni Touch ID a los iPhone 6 y 6 Plus que actualizaron durante la hora y media que estuvo disponible. Ahora llegan las consecuencias en forma de disculpas, soluciones a un problema que nunca debió existir y los primeros avisos de despidos en Q&A.




Ayer saltó por sorpresa la primera actualización tras la llegada de iOS 8, iOS 8.0.1. Ocupaba menos de 100 MB, únicamente era un pequeño parche para solucionar algunos bugs, la historia de siempre. Una hora y treinta y siete minutos después de liberarla, Apple la retiró y dejó de firmarla para que incluso quien ya la había descargado no pudiese instalarla.
Empezó la pesadilla. Los poseedores de un iPhone 6 o 6 Plus vieron cómo tras instalar iOS 8.0.1 sus terminales se quedaban sin cobertura y Touch ID dejaba de funcionarles. Tras eso parecía una anécdota el otro "fallo": el globo con la notificación de la actualización en Ajustes no desaparecía tras actualizar. No eran casos aislados, era algo generalizado. Tanto que Apple tuvo que actuar rápidamente. No sólo eliminando la actualización (tarde para muchos), sino pidiendo disculpas y publicando una guía para volver a la normalidad con iOS 8.
Apple ha tenido productos fallidos y fails. En la historia reciente, dos ejemplos como iTunes Ping o la batería del iPad de tercera generación, cuyo porcentaje restante disminuía con el uso incluso cuando estaba cargándose. Pero esto va bastante más allá. ¿De verdad Apple no probó esa actualización a nivel interno antes de liberarla? ¿No se dio cuenta de los fallos pese a lo evidentes que son? De momento lo único que tiene el usuario son unas disculpas y una guía para volver a la teórica normalidad.

Fuente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Copyright © JEFUNIX